martes, 21 de abril de 2009

Arquitectura Gótica






ARQUITECTURA GÓTICA

Edificios góticos

Arquitectura religiosa

El edificio donde el gótico alcanza su expresión más plena es la catedral, en la que se refleja el esfuerzo y la aportación de toda una ciudad. A su construcción suelen colaborar las cofradías y gremios que tienen su manifestación en las capillas laterales.

También destaca la arquitectura monasterial, entre la que se distingue:

  • la arquitectura cisterciense, con monasterios situados en el campo, desconectados de la vida civil, que desarrollan un estilo protogótico y que servirá para la propagación del estilo gótico por toda Europa. Aunque tampoco todos los componentes de esta arquitectura servirán de fundamento para el gótico
  • la orden cartuja
  • dominicos y franciscanos

CARACTERÍSTICAS DEL GÓTICO

El movimiento cultural y artístico que se ha denominado gótico se desarrollo desde la segunda mitad del siglo XII hasta el primer tercio del siglo XVI

Las instituciones eclesiásticas se vuelven más abiertas con el surgimiento de dominicos y franciscanos (órdenes mendicantes que construyen conventos en las ciudades).

El gótico, por tanto, es un arte urbano (la mayoría de las construcciones se realizan en las ciudades) y burgués (la burguesía financia parte de las obras).

Las características generales de la arquitectura gótica son:

Verticalidad. Los edificios tienden a la altura. Tienen un sentido simbólico de ascensionalidad, de llegar al cielo.

Luminosidad. Espacios interiores muy luminosos y coloristas. Se debe al predominio de los vanos con vidrieras sobre los muros. La luminosidad coloreada pretende representar las sensaciones de una Jerusalén celestial.

Naturalismo. Los elementos escultóricos imbricados en la arquitectura suelen ser bastante naturalistas: follajes, hojas y animales en la decoración de los capiteles.



EVOLUCIÓN DE LA ARQUITECTURA

El gótico se da entre 1150 y 1525. La evolución del gótico da lugar a las siguientes etapas:

Gótico de transición (1150- 1200)

Conviven elementos románicos con otros del gótico (uso de rosetones en fachadas, arcos ojivales, bóvedas de ojivas). Se incluyen en este gótico los monasterios del Cister.

Gótico puro o clásico (Siglos XIII y XIV)

En el siglo XIII el gótico alcanza todas sus características y elementos representativos: verticalidad, preponderancia del vano sobre el muro, etc. se distingue por el empleo de la bóveda de cruceria, sexpartita y de tercelete. La arcada se divide en nave lateral, triforio y claristorio.

Uso de grandes ventanales vidriados; fusión de los capiteles del pilar. En las ventanas mayor división de lancetas.

En el siglos XIV la arquitectura sigue haciéndose más esbelta y empieza a darse una relativa independencia de la escultura y pintura. Es la época de las grandes catedrales.

Gótico flamígero

Es la fase decadente correspondiente al siglo XV en que se produce una explosión decorativa. Recargamiento del estilo: formas flamígeras, bóvedas estrelladas y de abanico (Inglaterra); desaparición del triforio y aumento del claristorio (Ventanas muy grandes). Junto al arco ojival se usan nuevos arcos como conopiales, carpaneles y mixtilineos.



ARCO APUNTADO

El arco apuntado es uno de los elementos técnicos más característicos de la arquitectura gótica y vino a suceder al arco de medio punto, propio del estilo románico. El arco apuntado, a diferencia del arco de medio punto, es más esbelto y ligero por transmitir menores tensiones laterales, permitiendo adoptar formas más flexibles, resulta más eficaz, pues gracias a su verticalidad las presiones laterales son menores que en el arco de medio punto, permitiendo salvar mayores espacios. Durante el gótico el arco apuntado mostró variantes como el arco conopial durante el denominado gótico flamígero o el arco Tudor, durante el denominado gótico perpendicular inglés.


BÓVEDAS DE CRUCERÍA

La bóveda de crucería, conformada por arcos apuntados, a modo de esqueleto, es más ligera que cualquier otro tipo de bóveda construida hasta la fecha. La utilización de este tipo de arco formando un esqueleto tridimensional unitario refleja el alto conocimiento técnico que alcanzaron los constructores de catedrales.

El periodo primero se distingue por la sencillez de los arcos cruceros o diagonales que son simples y llevan pocas molduras. En el segundo, se aumenta la crucería con arcos o nervios secundarios y los llamados terceletes para sostener los témpanos de plementría ya que las bóvedas se hacen más amplias. A la vez, se molduran todos los arcos, mayormente los diagonales y éstos y demás nervios reciben más perfiles y se ligan con nervios transversales. En el tercer periodo se añaden nuevos terceletes y nervios secundarios con sus ligaduras aun sin necesidad alguna y se generaliza la bóveda llamada estrellada (por la figura del conjunto) y los nervios y arcos se perfilan con más delicadeza. En el primer periodo se usó con alguna frecuencia la bóveda sexpartida (dividida en seis témpanos) para los tramos de bóveda de la nave central cuando ésos se hacían cuadrados y correspondían cada uno de ellos con dos de las naves laterales. Desde finales del siglo VI, se adornaban las claves de las crucerías en muchos edificios con florones de madera o de metal, dorados o policromados conocidos con el nombre de arandelas. Pero ya desde los principios del estilo se decoran dichas claves con variados relieves.

Los ábsides góticos se cubren también con diferentes bóvedas de crucería pero de tal suerte que los arcos o nervios concurren todos a una clave central formando crucería radiada y muy a menudo se da al cascarón una forma gallonada o dividida en compartimentos de boveditas parciales más o menos salientes o profundas. Esta disposición, al paso que refuerza y embellece el ábside, contribuye mucho a la sonoridad de la iglesia sobre todo, para los cantos desde el presbisterio.


BÓVEDA DE CUCERÍA Y SEXPARTITA



BÓVEDA ESTRELLADA





CONTRAFUERTES Y ARBOTANTES

Para soportar el empuje del peso de las bóvedas, en vez de construir gruesos muros como se realizaba en el románico, en el que los contrafuertes adoptaban la forma de pilares adosados exteriormente al muro, con un ancho creciente en su base; los arquitectos góticos idearon un sistema más eficiente: los contrafuertes con arbotantes. Los contrafuertes se separan de la pared, recayendo el empuje sobre ellos por medio de un arco de transmisión denominado arco arbotante. Todavía se puede alcanzar una mayor resistencia colocando a continuación un segundo contrafuerte. Los arbotantes también cumplen la misión de servir de canales por donde descienden las aguas de los tejados y evitar así que resbalen por las paredes.

Por un lado, la disposición de estos machones transversales permitía hacer fachadas no portantes, esbeltas, con enormes huecos. Por otra parte, al conectar los contrafuertes por medio de arcos arbotantes a la estructura principal se ganaba brazo de palanca y se liberaba espacio para situar naves laterales, paralelas a la nave principal.

Los botareles y demás contrafuertes se decoran, montando pináculos sobre ellos para que tengan más peso y resistencia, logrando así con estos remates el doble fin constructivo y estético.

El sistema de arbotantes y contrafuertes de las iglesias góticas constituye un elemento característico que embellecen el exterior de los edificios, pero a la vez, ponen de manifiesto la propia inseguridad constructiva, ya que suponen unos apuntalamientos o muletas que sujetan el edificio.

CÚPULAS

Las cúpulas se forman de témpanos sostenidos por nervios radiantes que arrancando del octógono formado por los arcos torales y por una especie de trompas muy artísticas situadas en los ángulos determinados por ellos, se unen concurriendo a una clave superior y céntrica.

El cimborrio se manifiesta al exterior en forma de prisma octógono o hexágono coronado por una pirámide con más atrevimiento y elegancia que en el arte románico. Muchas veces, en lugar de cúpula se alza una simple linterna prismática a modo de torre sobre el crucero.


CATEDRAL DE AMIENS


PRINCIPAL



VISTA POSTERIOR

PLANTA

NAVE CENTRAL


CRUCERO



NOTRE DAME PARIS




PRINCIPAL


DETALLE DEL ROCETÓN


LATERAL


POSTERIOR


NAVE CENTRAL


INTERIOR


DETALLES DEL PÓRTICO


DETALLES ESCULTURAS DEL PÓRTICO


ARBOTANTES



CATEDRAL DE CHARTRESS



VISTA CONJUNTO


LATERAL



PÓRTICO


DETALLES DECORATIVOS





SAINT CHAPELLE PARIS


VISTA DEL ÁBSIDE








LATERAL






ROCETÓN

ISLOTE NORMANDO MONT SAINT MICHEL


VISTA CONJUNTO





PLANTA


VISTA INTERNA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada